Si creen que este verano tienen que esconderse debajo de una chaqueta holgada para evitar mostrar sus imperfecciones, denle una mirada rápida a estas prendas y chequeen las maravillas que se pueden conseguir sin necesidad de taparse tanto.

Faldas coquetas: No hay que dejarse intimidar por las faldas. Prueben las faldas tipo campana con un largo hasta la rodilla, que afinan la silueta. Las más asentadoras son las faldas de tejidos suaves, como las hechas de lino lavado, rayón o algodón.

Como complemento, lo mejor es llevar tacones de cuña, mientras las sandalias planas son mejor para llevar ropa casual.

Para que lo tengan siempre presente, la falda perfecta, siempre será aquella que les quede más ancha que larga, y no al revés. Los dobladillos asimétricos o los pañuelos, son un camuflaje idóneo para las figuras anchas, mientras que los pliegues y volantes, les darán curvas si los usan de la cintura para abajo.

Estampados florales: Las flores no tienen nada de anticuado, y la mejor forma de irlas incorporando en su armario, es añadiendo un bolso con flores.

Proporciones: Los grandes cuadros siempre se ven  mejor que las grandes flores. Lo mejor es llevar pequeñas impresiones.

Camisetas sin mangas: Muchas mujeres mantienen los brazos tapados en verano por temor a que se vean los brazos gordos. Lo mejor es llevar camisetas con mangas de capa o murciélago.

Trajes de baño de 2 piezas: No todos los trajes de baño de 2 piezas son bikinis, y incluso, los nuevos trajes de baño de 2 piezas, son más halagadores que los de 1 sola pieza. Para cubrir un abdomen abultado, hay que llevar los de 2 piezas que tienen una tapa larga adelante. Para cubrir defectos inferiores, hay que llevarlos con una falda corta.

Pantalones cortos: Hay que dar un pantalón corto de largo halagador para todo tipo de figura, como esos que llegan sólo hasta arriba de las rodillas.

Vía: Fashion.about, Fotos: (Hdaniel) flickr