Cuatro consejos para escoger las gafas de sol perfectas

¿Estás pensando en renovar tus gafas de sol? Si es así, lo más probable es que a la hora de escoger un nuevo modelo no tengas muy claro a qué factores prestar atención a la hora de tomar la mejor decisión. En la red puedes encontrar plataformas especializadas que cuentan con catálogos repletos de diferentes modelos, incluyendo aquellos que se consideran las gafas de sol de moda.

No obstante, existen algunas pautas que no puedes pasar por alto: La calidad, la forma de tu rostro, el uso que les vayas a dar o, tus necesidades específicas. Y es que, no a todos nos sientan bien las mismas gafas (por ejemplo, las gafas de sol para mujer suelen ser distintas a las de hombre) ni nos ofrecen las mismas coberturas (no todos contamos con la misma capacidad visual).

A continuación te proponemos una serie de consejos básicos que te serán de gran utilidad para escoger tus próximas gafas de sol de forma adecuada. ¡Presta atención!

Busca garantías de calidad

Una buena forma de asegurarte de que tus gafas cumplirán un control de calidad es asegurarte de que cumple con las normas de la Unión Europea. Para ello deberás buscar el símbolo CE, es un acrónimo de la expresión francesa ‘Conformité Européenne’ y significa que han sido fabricadas bajo el marco de las normas de la Unión Europea. Suele ubicarse en la zona de las varillas o bien, en el folleto que suele acompañarlas.

Otra forma de cotejar su calidad es a partir de la referencia correspondiente al modelo y al fabricante que, también suele ubicarse en una de las varillas.

Por otro lado, ¿qué grado de resistencia ofrecen sus lentes? Presta atención al material del que están fabricadas y opta por las soluciones que proporcionen mayor solidez de cara a un uso diario y continuado en el tiempo. Existen materiales que son especialmente resistentes a las rayaduras. ¡Dales prioridad!

El vendedor es importante

Opta por un establecimiento especializado. En caso contrario es muy probable que no cuenten con la garantías de calidad necesarias. Evita los vendedores ambulantes así como aquellas gafas que tienden a ofrecer como un regalo o complemento por la adquisición de otros productos.

Protección solar: ¡importantísimo!

A veces, nos centramos demasiado en el factor estético y corremos el riesgo de pasar por alto su valor funcional. No olvides que la finalidad básica de unas gafas de sol es actuar como un elemento de protección ante los rayos solares más agresivos. Asegúrate de que tu modelo cuenta con un filtro de producción adecuado. Si tienes dudas al respecto pide asesoramiento al responsable del establecimiento.

No olvides probarte las gafas antes de comprarlas y asegurarte de que el color de las lentes se adapta a tus preferencias y necesidades. Ten en cuenta que cada color posee unas características protectoras diferentes y específicas.

Mientras que, por ejemplo, las gamas de colores verdes son especialmente apropiados para aquellas personas que tienen problemas de visión de cerca, las de color marron pueden ser especialmente benefficiosas para aquellos que sufren problemas de miopía. Por otro lado, si conduces a menudo y además vives en una zona propensa a la niebla y con una exposición solar limitada, el color amarillo y naranja pueden ser la mejor opción.

Ten en cuenta que el filtro UV es uno de los factores de protección más importantes. No importa si tus lentes son de color oscuro. En caso de que no cuenten con filtro UV no proporcionarán ningún tipo de protección. Además, en dicho caso también podrán dañar tu visión porque, por un lado, la oscuridad generará una dilatación de tus pupilas y, como consecuencia, penetrará más luz de lo normal.

En el mercado puedes encontrar cuatro categorías de filtros: La más oscura (especialmente recomendable para hacer escapadas a la nieve), pertenece a la categoría cuatro. La 3 es la más habitual y las dos restantes proporcionan una protección menor.

Ten en cuenta la forma de tu rostro a la hora de escoger tus gafas de sol

Uno de los principales factores que determinarán la idoneidad de unas gafas de sol u otras es la forma de tu rostro.

A continuación te damos algunas pautas que te serán de utilidad:

  • Rostros cuadrados: Se adaptan especialmente bien a los diseños que cuentan con bordes suaves.
  • Rostros redondos: Estructuras no circulares, con acabados finos o laterales elevados.
  • Rostros en diamante: Lentes de tipo rectangular y, también, con bordes redondeados.
  • Rostros ovalados: Combinan bien con gafas que presentan lentes redondas o de grandes dimensiones.
  • Rostros triangulares: Prueba con unas lentes anchas o redondeadas.
Ir arriba