La colección que Dior presentó en la innaguración de la Semana de la Alta Costura de París no ha dejado indiferente a nadie. Estos modelos rompen con la esencia marcada por Jonh Galliano. Es una ropa mucho más ponible y que recuerda a la época antigua de la firma.

La presentación se ha basado en faldas de siluetas lápiz de inconfundible estética Mad Men, patrones New Look con hombros sensuales, cinturas ajustadas y faldas llenas de volumen. Además de accesorios que irremediablemente evocan épocas pasadas. La imaginación de esta colección donde más se ha plasmado ha sido en los vestidos de noche a los que se les ha dado mucho volumen, algunos modelos incluso adquieren dimensiones extremas y estructuras semirrígidas.

En cuanto a los colores han apostado por el clásico binomio blanco-negro y otros colores más atrevidos como el rojo pasión que tanto le gusta a Dior o el púrpura.