El color llegó a la temporada otoño-invierno 2011-2012 de la mano de la diseñadora Ana Locking, que ha presentado en la Pasarela Cibeles Madrid Fashion Week su colección “Stance”. Un despliegue de rojos, azules, amarillos, negros intensísimos, jugando a  que recordaba a las mejores obras de Piet Mondrian.

Probablemente sea la colección más arriesgada de las que llevamos vistas (sin contar las provocaciones sin sentido de Agatha Ruiz de la Prada, sólo apta para cuadernos), pues ha jugado con la geometría y la superposición de telas tipo crepé, muselina y popelín, con mucha caída, creando una silueta distinta pero elegante.

Lo mejor: su recuerdo al cubismo.

Fuente: Image.net