La depilación láser está en alza. Y no es una cuestión de modas ni de tendencias: esta vez es simple y contundente avance. ¿Cuánto tiempo pierdes cada año en depilarte? ¿Y dinero? Tanto mujeres como hombres cuidamos cada vez más nuestro aspecto y estética, y el vello corporal es una de las primeras cosas que tienden a ir fuera.

Teniendo en cuenta cuánto le cuesta al bolsillo al final del año una sesión mensual de depilación con cera, o cuánto tiempo se pierde en afeitarse o aplicarse la cera uno mismo, es normal que cualquiera se decante por un método que ofrece depilación permanente. Sí, permanente, tal cual suena. Los centros de estética han visto multiplicadas sus reservas para tratamientos de depilación láser, y las depiladoras para usar en casa ven crecer sin parar sus ventas. Aquí podéis ver, sin ir más lejos, un listado con las mejores depiladoras láser del momento, ya que no todas son iguales ni para todo tipo de piel.

La depiladora Braun es una de las más eficaces y vendidas, siendo de los pocos modelos para casa de luz pulsada IPL que permite una adaptación automática de la intensidad de luz gracias a su tecnología SensoAdapt, que identifica 80 veces por segundo el tono de piel en que se está aplicando, y adapta en respuesta la potencia de las pulsaciones de luz.

Depilación láser: cómo funciona

¿Qué hace la depilación láser realmente? Los dos tipos de depilación láser existentes, tanto el láser como la luz pulsada IPL, funcionan enviando energía lumínica sobre la piel, que las zonas con más melanina, es decir, el vello, absorben en forma de calor. Este calor quema el folículo sin llegar a dañar el resto de la piel, consiguiendo así que se debilite hasta dejar de funcionar, no volviendo a producir vello.

La depilación láser: ¿es permanente?

La respuesta es sí y no. Los folículos quemados no vuelven a producir vello, así que por esa parte sí es permanente. Sin embargo, muchos vellos aparecen de forma hormonal conforme envejecemos o sufrimos alteraciones en nuestro equilibrio hormonal. La  depilación láser no puede afectar a folículos que aún no se han activado, por lo que es probable que, aún con una  depilación láser bien hecha, tengas que recurrir a sesiones de repaso de forma muy ocasional, una vez cada varios años, en función de tus propias características.

Depilación láser, ¿en casa o en un centro de estética?

Ambos métodos tienen ventajas e inconvenientes. En un centro de estética cuentan con máquinas mucho más potentes y con profesionales que se asegurarán de realizarte el tratamiento de forma segura.

Depilarte en casa con un aparato de  depilación láser para el hogar, en cambio, te ahorrará desplazamientos, las molestias de reservar cita, y también una buena cantidad de dinero, pues una máquina para el hogar es habitualmente bastante más barata que el coste de un tratamiento láser completo.

Eso sí, hay que tener en cuenta que la gran mayoría de depiladoras para el hogar no son láser sino IPL, que es un tipo de  depilación láser de menor potencia y eficacia, pero también mucho más versátil en cuanto a efectividad en tipos de piel y pelo.

Esto significa que notarás resultados con toda seguridad, pero estos podrían ser no tan definitivos como los del láser: el pelo se debilitará y reducirá más que visiblemente, pero dependiendo de tu pelo y piel, quizás no logres eliminarlo definitivamente. La  depilación láser siempre es más efectiva en pieles claras y pelo oscuro, y rara vez consigue afectar a canas o vellos muy claros.

En cualquier caso, asegúrate siempre de protegerte adecuadamente cuando te depiles en casa. Hidrata tu piel después del tratamiento, rasúrate antes de hacerte el láser, siempre sin arrancarlo de raíz, y depílate por la noche después de ducharte. Tampoco debes depilarte nunca con este método las orejas, cejas, los testículos ni la zona perianal, y la cara deberás reservarla para máquinas que estén especialmente recomendadas para ello y solo en el caso de mujeres.