Poco a poco, los instrumentos de peluquería profesional se van introduciendo en las casas. Muchos vídeos enseñan cómo utilizarlos, muchas marcas se vuelven accesibles a los consumidores y experimentar con nuestro cabello se vuelve casi irresistible.

Dentro de todas las operaciones que se pueden realizar en casa, algo que nunca puede faltar es el paso de pelo liso a pelo rizado. Desde que las permanentes terminaron su época de gloria, este proceso se ha continuado realizando casi diario por muchas personas que buscan aportar volumen a su cabello o simplemente cambiar de look por una temporada.

Cómo rizar el pelo en casa de forma sencilla

Aunque existen rizadores de pelo especializados, la realidad es que, tan solo utilizando el secador y un difusor –que muchas veces suele venir incluido- se pueden conseguir grandes resultados. Últimamente, este proceso está muy de moda y no nos extraña. Tan solo se necesita un poco de tiempo extra y un poco de maña para poder lucir unos rizos perfectos y con un aire más natural que los rizos creados directamente con los tradicionales rulos o con otros tipos de rizadores térmicos.

La guía de Perfect Hair al respecto muestra una selección de los mejores secadores de pelo con difusor que se pueden encontrar; y hay algunos muy interesantes, como el Bellisima DF1 que sin duda habrá que probar. Además, de cara a dudas que puedan surgir, como, por ejemplo, cuál es el mejor tipo de difusor según nuestro pelo, la guía de Perfect Hair puede servir también de gran ayuda.

Pasos a seguir para rizar el pelo con difusor

Una vez hemos encontrado el difusor que nos interesa, debemos conocer unos cuantos detalles sobre cómo utilizarlo para rizar nuestro cabello:

  1. El primer paso consiste en lavar el pelo y secarlo ligeramente con una toalla. Utilizar un champú de agua marina o específico para el mantenimiento de los rizos puede ayudar a conseguir unos rizos aún más definidos al final del proceso. Una buena mascarilla también puede contribuir a la hora de conseguir rizar el cabello.
  2. A continuación, deberemos peinarlo con un peine de dientes anchos para evitar dividir los mechones más de la cuenta. Si tenemos el pelo grueso y no solemos tener nudos tras el lavado, podemos saltar este paso.
  3. Para completar la preparación de nuestro cabello debemos añadir un protector térmico para el pelo, que evitará que se estropee con la concentración de calor del difusor. Si usamos este procedimiento con mucha frecuencia, no debemos perder de vista la hidratación de nuestro cabello, que debe ser óptima en todo momento.
  4. Por último, secamos nuestro cabello con ayuda del difusor. En este momento, deberemos tener en cuenta que, si queremos unos rizos definidos, quizá sea una buena idea utilizar un difusor que posea un cabezal con los dientes largos mientras que, si, por el contrario, tan solo nos interesa aportar un poco de volumen al cabello, un difusor con los dientes cortos puede ayudarnos sin problema a completar esta tarea. Asimismo, debemos considerar la temperatura del aire. A mayor calor y también, a mayor potencia mejores serán los resultados. Eso sí, es recomendable ir reduciendo la temperatura a medida que nuestro cabello se va encontrando más seco, para evitar dañarlo.
  5. Una vez se ha secado el pelo con el difusor, podemos definir aún más los rizos utilizando espumas específicas. Eso sí, debemos considerar la duración de la espuma que vamos a aplicar, ya que en este caso será la que determinará cuánto durará el resultado que hemos conseguido con el difusor.

Trucos para estar completamente a la moda

Si queremos sumarnos a esta tendencia, pero aún no estamos seguros de cómo obtener los resultados que deseamos, podemos ampliar esta información y seguir las pautas que indica la conocidísima Patry Jordan en su canal de Youtube. Un ejemplo más de que la moda de rizar el pelo con secador se extiende también entre las celebrities.

Además, debes saber que, si ya tienes el pelo rizado, puedes darle otros usos al difusor, ya sea para aportar volumen o para evitar el encrespamiento que se produce durante un secado convencional.

Otro truco que debemos tener en cuenta y sobre el que no solemos pararnos a pensar es el peso del difusor. Siempre que el secador y su difusor sean de buena calidad, cuanto menor sea el peso, mejor lo podremos manejar moviéndolo circularmente y mejores serán los resultados. A la larga, esto es algo que se agradece, sobre todo si utilizamos este método para rizar nuestro cabello con frecuencia.

Como vemos, dar nueva forma a nuestro cabello es algo muy sencillo. Si seguimos los pasos al pie de la letra, los resultados son espectaculares y quizá por eso, rizar el pelo con difusor está tan a la orden del día.