Los cinturones, son por lo general, el primer paso para darle un sello diferenciador y  de estilo a tu ropa. Hay varias maneras de usar un cinturón de modo creativo, y lo mismo podría decirse respecto a su uso consiguiéndose resultados desastrosos.

Hay que encontrar la forma de usar los cinturones de modo inteligente, manteniendo las cosas en su lugar, y ayudando a que nuestros equipos luzcan tan impresionantes como soñamos.

Los cinturones no siempre tienen que ir justo en la cintura ni mucho menos, ultra apretados. También los puedes llevar sueltos y dispuestos justo alrededor de la cadera para dar a tus vestidos, una forma más interesante. Como la de aquellos que se usaban en los años 70.

Un cinturón delgado de un color brillante, puede evitar el aspecto aburrido de cualquier conjunto. Lo mejor es usarlos sobre chaquetas y cardigans en capas, que cuando son hechos en punto grueso, es difícil que no te den una forma cuadrada.

Los mejores cinturones para usar sobre los abrigos gruesos así como los cardigans, son los de correas dobles o de alta resistencia, que son siempre los más anchos, y además te proporcionan una estructura para mantener la chaqueta cerrada, adulando tu figura.

Vía: Refinery29