Grandisimo desfile, tal vez muy juvenil, pero es lo que le faltaba a esta jornada de Cibeles; empezó muy bien, pero luego el aire señorial fue ganando peso y terminaba aburriendo ver los mismo colores con los mismo diseños.

Aunque la escala cromática en el desfile de Verino se ve casi reducida al negro, también aparecen los tonos marinos, rojos coral, rosa e incluso blanco, sin olvidar los estampados de guepardo. Esta colección primavera-verano 2011 la ha enfocado por zonas, influyendo directamente en sus diseños: Brasil, Mediterráneo y África.

El tiempo me impide extenderme más con este desfile, por eso os he preparado una gran galería del desfile de Roberto Verino.