La firma ha apostado por una colección de líneas limpias basada en el equilibrio de volúmenes. Piezas de corte muy estructurado en diseños frescos que potencian la figura de la mujer. Han llamado especialmente la atención las faldas y vestidos globo realizados en tejidos con texturas muy fluidas, que le confieren a las prendas un movimiento espectacular. Por otro lado, también han destacado vestidos de corte más recto y sencillo. Modelos entallados a la figura en los que el punto se haya en el contraste de texturas y en drapeados puntuales que se recogen en la espalda cayendo en cascada.

Los tonos en línea general han sido muy suaves, apastelados. Se han movido en la gama del malva y el lila, verdes líquidos y algun toque en azul. Especial presencia del blanco y el negro en prendas de contraste y en piezas mono-color. Los estampados han sido de carácter  figurativo, ya característicos en la firma. El tejido por excelencia ha sido el tafetán brillante aunque también ha habido presencia de viscosa, organza y georgette.

Las chaquetas han sido una pieza clave en el desfile, con un favorecedor diseño de corte entallado y provistas de hombreras con volumen XXL. Este formato destaca los hombros inviertiendo el triangulo de la silueta femenina, alargándola y estrechando visualmente las piernas. Sin duda una combinación muy interesante. Los pantalones por su parte, han destacado por su corte y caída, realizados con pinzas amplias, se estrechaban a la altura del tobillo potenciando el volumen de la figura y dándole al mismo tiempo un aire elegante y vaporoso.

El punto característico de esta colección ha sido definitivamente el juego de volúmenes, impresionante en blusas globo y vestidos con corte imperio con faldas abullonadas y volúmenes extremos. El resultado lejos de ser recargado se rebela muy favorecedor.

El brillo de los tejidos y el patronaje cuidado hasta el mínimo detalle le daba a las piezas un toque moderno a la par que elegante e innovador. Las tonalidades también han roto un poco con la estética de las estridencias y han conseguido una línea muy uniforme en todo el desfile.

Merece la pena destacar la elegancia de las piezas en negro, con dos vestidos de volumen extremo cuyo corte resaltaba por su originalidad. Hemos visto gazar para las noches en versión mini y organza transparente en contraposición con tejidos fluidos. En resumen la elección de la firma se ha decantado por una línea depurada y ultra femenina.