Hay colecciones de joyas que nos dejan pensando en lo más inesperado. La última colección de Langoliers se inspira en las criaturas mitológicas de los cuentos, y nos dejan pensando en lo más inesperado al verlas.

La sencillez de una red, el brillo del metal y los nudos enredados, nos dejan ser como las sirenas de los cuentos, aunque sea por algunos escasos minutos dentro de nuestra imaginación. Y no me vengan a decir que estas piezas no son inspiradoras, además de elegantes como para llevarlas a una velada romántica.

Los artesanos de las joyas como Langoliers nos dejan una lección que quizás ya intuíamos desde antes: la elegancia va de la mano con lo simple. Cuando observo las joyas metálicas sofisticadas, no consigo llegar al estado emocional con que llego con las joyas más cálidas, estas que son hechas con materiales textiles o que lleven una combinación de estos, más cercanos a la piel, sea la temporada que sea.

Con todo esto me pregunto cuándo se comenzaran a crear joyas más chic, de vestir con elementos textiles. ¿Sera acaso necesario ocupar el metal más noble siempre para verse más atractiva y elegante?…a veces no hay respuestas lógicas para preguntas tan simples. De todos modos, estas joyas podrían ser parte del armario de cualquiera de nosotras.

Vía: Refinery29