Hay muchas formas de hacer de la moda tu trabajo. A todos nos encantaría tener ese genio que nos permitiera diseñar vestidos geniales o trajes de caballero impecables, pero ésa es solo una pequeña parte de lo que es el mundo de la moda engloba: hay miles de puestos en los que puedes encajar.

Más allá de la mera confección de ropa, que puede ser más o menos mecánica, más o menos artesanal en función de la calidad de la prenda, puedes orientar tu futuro profesional en los arreglos de ropa. Se trata de un trabajo que, más que demanda, se está haciendo un hueco en el mercado pues no está la economía doméstica para renovar el armario con tanta frecuencia como quisiéramos.

Si sabes coser y eres creativa puedes reconvertir cualquier prenda para hacer de ella algo nuevo y, sobre todo, algo personal y único. Algo que no todo el mundo es capaz de hacer pero que la mayoría de las personas aceptarían pagar en concepto de exclusividad.