Para la primavera, desde hace rato estoy viendo que las flores, y también buqués y ramos,  son la carta fuerte, el plato principal, el diseño que no puede faltar sobre tus vestidos.

El armario de primavera podría estar repleto de diseños andróginos, pero todos tienen que coincidir en algo: las flores. Unas pocas flores, levantan el ánimo, reconfortan y hasta hacen sentir aromas, aunque no existan.

Puede ser un efecto sicológico resultante de ver flores eso de sentir aromas, pero yo lo he comprobado y es cierto, cuando se observan diseños de flores, es inevitable relacionarlo con algún aroma. Es como cuando miro un cuadro donde se plasma una naranja, y por alguna extraña razón, se me hace agua la boca…

Tenemos que aprovechar los beneficios de las flores, para estar de mejor ánimo y andar más frescas que nunca. Los diseños de flores bien pequeños son los que más me gustan, y cuando están sobre pantalones tipo pijama, los puedes combinar con un blazer de verano, y ya tienes un conjunto muy moderno para ir a la oficina distinta. Los leggins de diseños son un comodín que si o si deberías tener en la primavera con algunos diseños de flores.
La última vez que compre unos leggins, unos fueron floreados y otro traía un diseño de imitación a la piel de serpiente. De ninguno de los dos me he arrepentido…

Vía: Refinery29