El reciclar está de moda, aunque hay mucha gente que lo hace sólo de boquilla. Hay que ser ecológicos y cada cual aporta su granito de arena a la lucha contra el cambio climático de la forma que puede.

Las modas y tendencias muchas veces nos llevan de nuevo a épocas pasadas. De repente, se vuelve a llevar el look de los 80 o se confecciona ropa con una clara influencia de los 70.

Por lo tanto, si escarbas en tu armario y encuentras una chaqueta de cuando tu padre era joven, es muy probable que salgas a la calle y te consideren una fashion victim porque te has puesto una prenda al más puro estilo retro, que es lo que se lleva.

La crisis económica ha hecho mella en muchos bolsillos y muchas personas nos hemos visto obligadas a recortar nuestros gastos, empezando, como no, por aquellos más prescindibles. La ropa es uno de esos gastos de los que podemos prescindir y seguir llevando las mismas prendas de hace varios años.

Pero, el hecho de estrenar ropa es una actividad que nos gusta a muchísimas personas y, en mi casa, tenemos un método anticrisis muy práctico y rentable. Somos tres hermanas de más o menos la misma edad y más o menos la misma talla. Así que, con el cambio de temporada, con la limpieza de armarios o cuando lo consideramos oportuno, preparamos una bolsa con aquella ropa que ya no nos gusta o nos hemos cansado de llevar. La llevamos al “campamento base” o casa de mis padres y montamos el “mercadillo”. Normalmente, reaprovechamos casi toda la ropa. Lo que trae la mayor, se lo queda la pequeña, lo que trae la pequeña se lo queda la mediana y lo que trae la mediana se lo queda la mayor. Y cada una se va a su casa con un armario renovado. También es muy posible que, al cabo del tiempo y después de varios viajes de bolsas, vuelvan a tus manos prendas que eran tuyas y que han estado viviendo en los armarios de tus hermanas. Pero, como ha pasado tanto tiempo, ya no te acuerdas y recuperarla es como volver a estrenar.

Esta es una actividad que recomiendo enérgicamente y que, si no se puede realizar con hermanas o hermanos, siempre habrá alguna amistad con la que y reciclar vuestro armario.