John Galliano subió a la pasarela de la París Fashion Week sin su genio pero con mucho éxito. La firma presentó una colección despampanente aunque  se percibía una diferencia de patrones.

La casa Galliano ha dado un nuevo giro y aunque algunos no estaban muy convencidos parece que ha ido en la dirección correcta.

Los diseños estaban teñidos de sensualidad, transparencias puras ensambladas entre volantes, bordados y aplicaciones joya. Un look muy parisino sin duda que logro evocar la magia de las pasarelas de Galliano.

Vestidos muy atrevidos que muestran el cuerpo casi al completo en tonalidades pastel, blancos y negros.

Las transparencias sin duda fueron las protagonistas indiscutibles de un desfile teñido de nostalgia.

Gasas cortadas en capas ligeramente rizadas a distintas alturas evocaban antiguos diseños señoriales con la particularidad de ser totalmente translucidos. Atención a este azul, parece ser uno de los favoritos del verano que viene.

Para la ropa de día la firma se decantó por  combinaciones black&white y tonos claros.

Formas amplias, faldas de vuelo y aires cincuenteros con faldas a la rodilla y cuellos camiseros.

Fuente y fotos: ELLE