La diseñadora Juana Martín ha triunfado por todo lo alto en Cibeles y no era para menos, su colección para el próximo otoño-invierno era absolutamente espectacular dentro de la sencillez del total look.

La colección estaba basada en la Divina Comedia de Dante e iba enfocada a una mujer atrevida y segura de si misma que peca cuando le da la gana explotando su faceta más sensual y femenina.

Los diseños, muy distintos  entre sí, se basaban en resaltar las curvas y volúmenes del cuerpo femenino desde la elegancia. Los patrones han pasado por la delicadeza, la insinuación, la evocación y la rotundidad. Este desfile era un homenaje al cuerpo.

Los colores escogidos has sido clásicos  atemporales: Blanco, negro, gris, rojo y verde, en un look absoluto.

Cinturas muy marcadas para faldas que caen en capas y con mucho vuelo hasta la rodilla marcando al máximo el estilo lady. Faldas lápiz para estilizar las piernas. Hombreras que potencian las curvas y vestidos de telas fluidas que caían dibujados sobre el cuerpo.

Plumas, pedrería, perlas y volantes personalizaban los detalles de los patrones, haciéndole así un guiño a sus raíces andaluzas.

También hemos visto pantalones y chaquetas acolchadas, perfectos para el invierno.

Pero sin duda el punto fuerte de este desfile han sido los vestidos.


Fotos: Elle