Julien Mac Donald mostró una serie de vestidos de jersey que demarcaron la sensualidad y la falta de prejuicios en las telas que rodearon el cuerpo de las modelos.

La sensualidad agresiva que caracterizó el trabajo del diseñador en el pasado estuvo ausente en esta ocasión, donde hubo una muestra más prosaica que entregaba un aspecto de serpiente sinuosa rodeando el cuerpo.

Cuando la Navidad brilló, Mac Donald estaba en su punto, y una vez más, el aspecto de los vestidos era desgastado. Los cuellos tipo polo con chaquetas de punto y corsés daban un toque demasiado gótico quizás, para la temporada, pero muy astuto y atractivo para las mujeres.

El color negro luce perfecto, y creo que el maquillaje, también con tonos pálidos y un toque gótico, se ve espectacular. No sé si haga falta algo más para complementar estos vestidos, pero así tal como están, me parecen infartantes.

Vía: style