Uno de los ejes centrales en el debate sobre el diseño del siglo XX fue la división entre el utilitarismo y el ornamento.

Ya en el siglo XXI, la moda ha intentado fusionar estas dos características y los resultados se encuentran a la vista.

K-Swiss ha lanzado una nueva colección de calzado donde la comodidad y funcionalidad de sus clásicas zapatillas de tenis se encuentran al servicio de la diversión.

La línea “Blocks”, de edición limitada, fue diseñada por Julia Hederus.

En el Fashion Week de Londres de 2007, Hederus había presentado su propia línea de ropa, inspirada en Lego.

Fue entonces cuando K-Swiss le propuso extender su colección al calzado deportivo, lo cual dio como resultado esta enigmática producción.

Hederus declara que la arquitectura siempre fue su inspiración. Ello se refleja en las formas complejas y futuristas de esta línea de calzado.

La colección incluye tres modelos diferentes. Tanto los botines como su versión baja poseen velcro a los costados de los cordones para que se puedan adherir cuantos bloques de cuero se deseen.

El tercer modelo es más clásico, ya que los cordones se encuentran a la vista y el juego de rectángulos está fijado al calzado.

  

Julia Hederus lleva esta tradicional marca de calzado al siglo XXI. K-Swiss, responsable de las primeras zapatillas tenis de cuero, que hicieron su debut en Wimbledon en 1966, introduce su nueva línea futurista al mercado.

La posibilidad de reinventar nuestro atuendo e interactuar con él es una de las tendencias de los tiempos que corren.