En el Reino Unido  ya han abierto la veda del veto al Photoshop y lo ha hecho con la retirada de la campaña publicitaria de Lóreal protagonizada por las actrices Chisty Turlington y Julia Roberts.

La campaña ha sido catalogada de engañosa para el púbico y los británicos parecen estar hartos de visiones de perfección imposible.

En un país en el que una de cada cuatro personas sufren complejos y depresiones por su aspecto físico, el gobierno ha decidido que ya era momento de regular esto.

Según la opinión de la mayoría de los expertos, estos retoques fotográficos abusivos solo consiguen crear modelos de belleza ficticios e irreales, que perjudican a la sociedad; creando complejos y graves problemas entre el público más joven.

Ojalá cunda el ejemplo en el resto de Europa y se dejen de difundir cánones de belleza  falsos, porque basta coger una revista para advertir que las proporciones son más propias de muñecas barbies que de mujeres de verdad.

Y respecto a los anuncios de cosméticos pasa lo mismo; es estupendo tener una piel cuidada en la madurez y utilizar tratamientos que atenúen las lineas de expresión, pero ninguna crema puede conseguir que con 50 años tengamos el cutis de una quinceañera.

La belleza real es otra cosa y de debería volver a unos principios más  éticos y fieles a la realidad.

Probablemente cuando la publicidad vuelva a mostrar mujeres reales, con cuerpos de verdad y rostros creibles, empecemos a solucionar los problemas de anorexia, bulimia, depresiones que arrasan en nuestra sociedad.

Fuente: Europa Press