La firma del fallecido Alexander Mcqueen rindió homenaje a su mentor con un desfile muy del estilo de la casa. Bajo la dirección de la directora artística Sarah Burton, se ha presentado una colección femenina original e innovadora a partes iguales.

Uno de los modelos más llamativos ha sido este vestido en tono plata formado por un corpiño de escamas ajustadísimo a la cintura que muere en una falda formada por cientos de capas redondeadas y rematadas con encaje. La mezcla de fantasía y diseño es impresionante y el resultado como veis; espectacular.

La femineidad ha sido el tema central de un desfile en el que no se ha visto ni un solo pantalón. Hemos visto espectaculares vestidos de fiesta con labrados encajes y plisados. El juego de volúmenes ha otra de las bazas del desfile; faldas de mil capas similares a pétalos rizados que formaban simpáticos un pimpollos en tonos vivos y llamativos como el naranja, el dorado y el plata.

No han faltado las transparencias en faldas y vestidos.

Gorros de encaje cubrían la cabeza de las modelos en un arrebato transgresor y diferente que le daba a los modelos un punto muy Mcqueen.

Las modelos parecían surgir de capullos de flores como este vestido de cocktail naranja: absolutamente espectacular. Las miles de capas de seda rizada cortada en relieve le confieren el movimiento necesario para hacer que la tela forma una unidad en contínuo movimiento.
Una opción muy interesante para cualquier fiesta de noche a la que quieras ir de corto o a un evento de día. Te garantizas 100% no pasar desapercibida.
La parte más seria del desfile ha sido la protagonizada por los trajes de chaqueta. Con el largo a la rodilla y faldas midi súper entalladas marcando cintura y con volante cortados al biés en los bajos. Formas redondeadas en mangas y cuellos y escotes cuadrados y de fantasía.
No dejéis de echarle un ojo a las fotos:
Fuente y fotos: ELLE

Comments are closed.