Todas quieren verse bonitas y perfectas apenas se levantan, y no tiene nada de mal tener pretensiones, sin embargo, usar y abusar de sustancias cosméticas y embellecedoras como el Botox reviste grandes riesgos.

inyec

El Botox se utiliza para relajar los músculos faciales y así eliminar la causa que origina las arrugas, también se usa con fines médicos como aliviar dolores y parar la sudoración excesiva, entre otros. El problema surge cuando las mujeres se hacen adictas al Botox, pensando que mientras más apliquen, mejor se verán y lo único que van consiguiendo es perder expresividad, algunas veces se producen problemas tan graves como trastornos de deglución, desordenes del habla, dificultades respiratorias y debilitamiento muscular que a la larga deriva en una caída del rostro, quedándose peor que antes de la aplicación.

Algunas famosas que se han aplicado Botox son Nicole Kidman y Kilye Minongue, ésta última admite aplicarse inyecciones dos veces al año, mientras de Nicole se sospecha que lo hace con mayor frecuencia y/o cantidad.

El escaso control que existe en algunos centros de belleza es otro asunto que propicia que se produzcan accidentes también, ya que la mala praxis y la escasa preparación para aplicar inyecciones son las causas más comunes de los malos resultados que derivan en deformaciones, infecciones cutáneas y bultos.

Antes de aplicar Botox en un área tan visible como el rostro, es mejor pensarlo bien y analizar si realmente hace falta un cambio, ya que tal vez un lifting o una técnica menos invasiva pueda ayudar a rejuvenecer sin necesidad de inyectarse. Aunque digan que inyectarse no es invasivo, en vista de los resultados que provoca, si lo es.

Foto: Flickr

2 Comentarios

Comments are closed.