Si tuvieron un mal día, la mejor forma de ocultarlo, es probar con un turbante. Hay turbantes de esos que te mantienen la cabeza siempre fresca, como los diseñados para los climas del Oriente Medio y África.

Los turbantes fueron materia de estilo y moda para famosas como Greta Garbo y Joan Crawford, y en los últimos tiempos, han reaparecido en todo su esplendor.

Giorgio Armani, Jason Wu y otras marcas de diseñadores famosos, han hecho de los turbantes todo un ícono para este año 2011. Entre las celebridades modernas que los utilizan, se encuentran las gemelas Olsen, Salma Hayek y otras más

Un turbante, a diferencia de un peinado, es capaz de ocultar un pelo mal mantenido, sucio, un mal corte y hasta unas raíces feas. Nada puede compararse con el turbante.

Si no puedes comprar uno de esos que te mencioné antes, hazte uno con una bufanda o un pañuelo. Lo pones en diagonal, colocas el lado largo doblado en la nuca de tu cuello y atas los cabos sueltos en la parte delantera de tu cabeza. Por debajo, tu pelo puede estar suelto, trenzado o asegurado en una cola de caballo.

Una característica que tienen los turbantes, es que pueden ser no solo de formas distintas, sino también de diferentes colores y estilos, siempre muy útiles para adaptar a cualquier estilo.

Foto: (sheffielhamer) flickr