Sea cual sea la temporada que estemos viviendo, los zapatos rojos se llevan con cualquier cosa, hechos de todo tipo de materiales, cueros, telas, rasos, con aplicaciones de pedrerías, lazos y hebillas, haciendo de cualquier tenida un conjunto entretenido y único.

En lo personal, me gustan los zapatos rojos más que los de cualquier otro color, las botas rojas, los escarpines rojos, las chancletas rojas, todo rojo, furioso y brillante son mis preferidos.

Freud, en su obra expuso un detallado análisis acerca de la simbología erótica del calzado, y dice que los zapatos rojos, simbolizan deseos de poder, de correr peligros o demostrar pasión.

Los tacones aguja, finos y altos, simbolizan una verdadera amenaza para los observa a nivel subconsciente. Las hebillas y amarras denotan pasividad y sometimiento en quien las lleva, algo comparable a las esposas que se les pone a los presos y delincuentes.

Los zapatos a un nivel consciente, los relaciono, en lo personal, con una actitud, un reflejo de la actitud interna con la cual se mira al mundo. Creo que un zapato jamás debe ser barato, así sean chalas para ir a la piscina o la playa. Cualquier otra cosa que llevemos encima puede ser barata, menos los zapatos, que en su versión barata, denotan, a mi juicio, una vulgaridad enorme.

Foto: univision