Made-in-Ibiza de Charo Ruiz, la marca que pone de acuerdo a la Reina Letizia y Taylor Swift

Las propuestas Made-in-Ibiza de Charo Ruiz se han convertido en todo un referente para muchas celebrities de todo el mundo. Desde la Reina Sofía, pasando por Taylor Swift o modelos como Heidi Klum o Alessandra Ambrosio han caído rendidas a una firma que reinterpreta, bajo un espíritu de sofisticación, las fabulosas creaciones de esencia ibicenca.

Sus diseños destacan por contar con un ADN muy definido, un ADN que nació con el objetivo de aportar un soplo de aire fresco al mundo de la moda. Para ello, desde el primer momento apostaron por el uso de materiales nobles, todo ello sin renunciar a los mejores estándares de calidad. El objetivo final, es poner en valor la belleza y el poder de lo femenino.

Sus diseños vaporosos en voile -un delicado algodón-, con encajes y un guipur que se fabrica especialmente para la etiqueta, han traspasado fronteras. Desde que a principios de la última década, la marca empezara con su proceso de internacionalización, la enseña familiar ha logrado seducir a retailers y e-tailers tan relevantes de la industria como Net-à-Porter, Joseph, Harrods o Harvey Nichols, entre otros y ello a pesar de mantener, y poner en valor, su espíritu de empresa familiar. «Recuerdo amamantar a mis hijos en el probador de mi stand durante las ferias y, ahora, son ellos quienes dirigen la empresa treinta años después» reconoce Charo. «Conciliar tu pasión con tu familia no es tarea fácil. A veces no puedes ir tan rápido como te gustaría y tienes que armarte de mucha paciencia, organización y ayuda», señala.

charo ruis disenos

Cada vestido se confecciona con un trabajo de entre tres y cinco horas. Al tratarse de un proceso tan tradicional, la manufactura tiene que estar en Ibiza o muy cerca de la isla. Se trata de «producciones muy complejas, con muchos cortes; que necesitan talleres y manos muy expertas en costura, no podemos irnos muy lejos» asegura la diseñadora de origen sevillano.

El blanco, cómo no, se revela como el color protagónico de su propuesta, aunque también convive en el repertorio de la firma con el negro, matices vitaminados y fascinantes prints. De su última colección resort ‘Solar Broderie’, destaca un brillante color solar que nos recuerda a los primeros rayos de todo lo bueno y positivo que está por llegar.

Las prendas confeccionadas en algodón 100% con acabados de guipur permiten un espectacular movimiento, parecen bailar por sí solos. En la silueta de la marca son clave, también, los escotes profundos que dejan al descubierto los hombros, las mangas trabajadas a base de fruncidos y volantes, los vestidos maxi, las túnicas vaporosas de silueta sobredimensionada y los largos asimétricos. Todo ello, bajo el imaginario del lujo amable característico de la compañía: liviano, libre e incluso naïf.

Ir arriba