Inspirado en la década de los setenta, el efecto gold nos propone una piel con un bellísimo acabado dorado. Y no cabe duda de que se trata del maquillaje ideal para estas épocas de primavera y verano, donde nuestra piel luce bronceada y resplandeciente.


Para lograr este efecto tan fresco y delicado deberás aplicar una base con tonalidad bronce que nos brinde una superficie uniforme en la piel.


Luego utiliza sombras doradas en los ojos, estas convertirán nuestra mirada en otra mucho más luminosa.


Por último, aplica un gloss ligeramente dorado sobre los labios y tu maquillaje estará terminado y listo para lucir.


Fuente: Arrebatadora.

Imágenes: Elle.

Comments are closed.