El rostro hay que cuidarlo más allá de lavarlo con agua y jabón y algo de crema por las mañanas. El maquillaje diario, la contaminación del entorno, y el sudor del día a día desgasta nuestra piel hasta dejarla cansada y fatigada. Para los excesos de estrés, cansancio, incluso de grasa para algunas pieles, hay mascarillas de todo tipo. Las mascarillas industriales nos facilitan mucho las cosas, pero es cierto que las mascarillas caseras siempre tienen ese plus de naturalidad que seguro dañará menos nuestra piel.

 

mascarillas caseras para tu cara bonita1

Últimamente son cada vez más las chicas que compran productos de cosmética facial destinados a pieles grasas, y casi nunca es correcto su uso, ya que la mayoría de pieles, sobre todo en chicas jóvenes son normales o como mucho mixtas. Acostumbrar a la piel a un producto para pieles grasas termina secándolas en exceso y/o bien generando aún más brillos.

Vamos a ver cómo hacer una mascarilla casera para pieles secas. Necesitaremos la yema de un huevo, una cucharadita de miel (de las pequeñas), una cucharadita de harina fina y una cucharadita de aceite de oliva. Mezclamos bien todos los ingredientes en el siguiente orden:  primero la yema y el harina, después la miel y por último el aceite. Aplicamos la mezcla sobre rostro y cuello y dejamos actuar durante 30 minutos. Listas calistas, con la piel preparada y bonita.

Si tu problema son los puntos negros tenemos solución para ti. Esta vez será una mascarilla algo pegajosa que elimine todas las impurezas. Necesitamos media taza de leche tibia y migas de pan en cantidad necesaria. Una vez tengamos la leche tibia añadimos las mitas de pan hasta formar una crema consistente. La aplicamos en la cara y dejamos actuar entre 20 y 25 minutos. La retiramos con agua tibia y los puntos negros habrán pasado a la historia.

Si lo que necesitas es hidratar y tonificar tu piel después de un día duro o una fiesta larga también tenemos algo que puede servirte. Con dos zanahorias grandes o tres de tamaño medio y cuatro o cinco cucharadas de miel tenemos algo novedoso. Es un poco más elaborada que las anteriores, pero merecerá la pena. Cocemos las zanahorias y las trituramos hasta obtener una pasta consistente pero suave. Mezclamos la crema con la miel y aplicamos sobre el rostro. Dejamos actuar 15 minutos y retiramos con agua fresquita. ¡Verás la diferencia!

mascarillas caseras para tu cara bonita

Estos cuidados son sencillos y muy básicos, pero nuestra piel notará la diferencia tras estas mascarillas y estará mucho más receptiva a los productos que apliques posteriormente. Empieza a usar mascarillas caseras para tu cara bonita y nota la diferencia.