Las medidas de las top models siempre han estado en entredicho. Es cierto que una 90-60-90 queda muy bien en la pasarela, pero a la hora de la verdad, muy pocas mujeres tienen estas curvas. Casi todas tenemos la cadera y la cintura más anchas y más o menos pecho, dependiendo de nuestra complexión. Aunque es importante estar proporcionada, tampoco es imprescindible cumplir con estas cifras. Porque entonces no ganaríamos para operaciones, gimnasios y dietas: algunas para perder volumen y otras para ganarlo.

Esto de las medidas se ha convertido en un verdadero problema. Hace años ya hubo polémica por el IMC de las modelos que participaban en Cibeles, pero hoy, justo en el Día Internaicional de la Mujer, hemos conocido otra noticia que nos ha hecho enfadar. Y es que Ananda Marchildon, una modelo holandesa, fue despedida por gorda. Por superar en dos centímetros las medidas estándar. Porque su cadera medía 92 centímetros. Demasiados para la agencia que la había contratado.

Se da la circunstancia, además, de que esta chica ganó el concurso Holland’s Next Top Model, ganando un contrato de tres años por valor de 75.000 euros. Sin embargo, fue despedida cuando apenas había ganado 10.000 euros por no perder suficiente peso como para que la agencia estuviese satisfecha. Es cierto que aumentó un poco de peso al principio, pero después recuperó las medidas que tenía cuando ganó el concurso. Sin embargo, no fue suficiente.

Es necesario que la industria de la moda cambie un poco su punto de vista, porque por culpa de noticias como esta muchas chicas, sobre todo las jóvenes adolescentes que todavía son muy influenciables, caen en trastornos alimenticios que pueden llegar incluso a acabar con su vida.

Por ello es necesario que todos nos concienciemos: lo fundamental es una vida sana para evitar la obesidad, pero tampoco podemos caer en la obsesión, porque no podemos ser top models: su ritmo de vida y sus dietas no son las que todas podemos llevar, así que no te obsesiones con el peso y disfruta de tu cuerpo. Si te ves sana, lucirás más guapa y la ropa te sentará mucho mejor que si te ves enfermiza.