Las celebridades se han lucido durante el segundo día del Festival de Cannes. Algunas han sido glamorosas, otras, se han vestido como de calle, muy comunes y corrientes diría, tanto así que no vale la pena ni mencionarlas, porque para observar un par de jeans con una camiseta rayada, no estamos, pero para vestidos distintos, glamorosos, yo creo que si vale la pena hacer algún comentario.

Angelina Jolie llegó a Cannes para promover la película Kung Fu Panda 2, en donde la voz de “Tigresa” se viste de Ferragamo desde la cabeza a los pies.

La gran esperanza del cine británico, para los premios de este año en Cannes es “Nosotros necesitamos hablar de Kevin”, protagonizada por la siempre elegante Tilda Swinton. Ela llevaba una falda lápiz en color negro y una blusa de seda en color crema, que no dejó de llamar la atención por la perfecta silueta que armaba.

La actriz Emily Browning, de “La Bella Durmiente”, llevaba un vestido de seda verde impreso sin tirantes del diseñador Louis Vuitton.

La actriz francesa Elode Bouchez, por su parte, andaba en la ciudad para promocionar su film “Una Cierta Mirada”, y para eso, llevó un vestido de rayas blancas y negras…nada sorprendente ni muy glamoroso que digamos, y a esto me refiero cuando digo que hay vestidos que no valen la pena.

Vía: Fashion.telegraph