La italiana deslumbró en Venecia con la sencillez a la que nos tiene acostumbrados en sus últimas apariciones públicas. Como siempre iba espectacular, más si cabe porque llamaba la atención con un vestido negro que tenía un corte de lo más sencillo y elegante.

Sin aberturas, con escote corazón y de corte sirena.

Mónica volvió a poner el debate sobre la mesa; Unas buenas curvas visten el sencillo más sencillo.

Así que apuntaros esa idea y dejar de intentar disimular o de meteros en modelitos imposibles para un cuerpo con curvas, lo mejor es buscar un estilo que te siente bien y resalte tus puntos fuertes.

Otro punto interesante es que su estilo iba si cabe rematado con una larguísima melena suelta con un toque muy expontaneo, que contrastaba con los complicados recogidos de otras actrices. El maquillaje no podía ser más natural.

Sobra decir que fue una de las más aclamadas en la alfombra roja, su belleza madura, clásica y atemporal la sigue convirtiendo en una de las reinas indiscutibles de cualquier evento.

Fuente Europa Press

1 Comentario

Comments are closed.