Diane Von Fustenberg nos deja su mirada del otoño 2010, trayendo lo mejor de los años  70, del estilo bohemio, lo disco glam, y los ricos colores del año, que terminan creando algo maravilloso y original.

La ropa de Von Fustenberg incluye adornos de metal de diversas formas, aunque también se ven reminiscencias Indy que hacen recordar la esencia de la mujer.

Pero no hay que dejar que esta descripción les haga pensar que su ropa es recatada y sumisa, en lo absoluto, porque incluso hay diseños varoniles, y no por eso se oculta la femineidad propia de quien usa las prendas.

Vía