Primer día de trabajo: cómo vestir y causar buena impresión

primer día de trabajo

Cuando empiezas un nuevo trabajo, es normal que estés hecha un manojo de nervios. Lo primero que te preguntas es; ¿y qué me pongo? Es un momento importante en tu vida y no quieres arruinarlo con una mala vestimenta, por eso, quieres estar a la altura de nuevo trabajo, aunque claro, te asaltan dudas sobre qué ropa es mejor que te pongas. 

No te preocupes porque vamos a darte algunas ideas que te irán bien y que además, te ayudarán a causar una buena impresión. Vas a pasar muchas horas allí y debes tener esto en cuenta porque además de ir bien vestida, debes estar cómoda… sin importar cuál sea tu cargo. Si no hay una vestimenta de empresa, deberás escoger bien tu ropa. 

primer día de trabajo
unsplash.com

Traje con pantalón 

Esta vestimenta es infalible y siempre va bien… irás cómoda y bien arreglada. No es necesario que sea el típico traje de chaqueta hay otras opciones más informales pero al mismo tiempo elegantes que te pueden sentar muy bien. Escoge el que se ajuste mejor a tu estilo y a tu puesto de trabajo. El calzado que sea elegante pero también cómodo.

Jeans con camisa

Los jeans con camisa son socorridos y siempre darás una buena impresión. En cuanto al calzado puedes usar bailarinas o manoletinas con un poco de tacón. Lo que importa es que los jeans sean cómodos y elefantes. La camisa puede ser neutra, a rayas o blanca. Puedes optar por media manga, de vuelta de manga o con gemelos abrochados. No te podrá faltar un bolso de color camela o negro. 

Falda de tubo y camisa

Las faldas de tubo parecen incómodas pero no lo son en absoluto. Puedes ponértela con una camisa como te hemos apuntado en el punto anterior, aunque si lo ves demasiado formal o si crees que pasarás frío, puedes optar por un jersey de cuello vuelto. Puedes acompañar con botas altas o zapatos cómodos. 

primer día de trabajo
unsplash.com

Pantalón con camisa y cardigan 

Un pantalon de color negro o neutro, una camisa y una chaqueta cardigan también pueden ser un buen atuendo para tu primer día, irás elegante pero sin resaltar demasiado. El calzado puedes optar por zapatos cómodos que te permitan aguantar todo el día. 

¿Y lo demás?

Cuando nos referimos a los demás, no referimos a los complementos, peinado y el maquillaje… que también deben ser adecuados. 

El maquillaje por ejemplo debe ser neutral, un buen maquillaje para tener buena cara pero sin pasarte en color. Una buena base que se funda con tu tono natural, una raya fina, tu máscara de pestañas y un labial sutil. Los tonos pastel o tierra siempre serán los más adecuados.

En cuanto a los complementos, no debes abusar para no dar una apariencia cargante. Puedes ponerte unos bonitos pendientes y un collar que no sea demasiado llamativo. Evita cualquier complemento que sea demasiado grande… piensa que en tu primer día lo que más importa es que des una apariencia elegante y de seguridad en tu misma. Si te pones complementos demasiado llamativos, causarás un impacto poco adecuado para ti.

En cuanto a tu cabello, debes pensar bien tu peinado. Por supuesto, tu higiene es importante por lo que deberás ir duchada y con tu pelo limpio y bien peinando. Puedes escoger el que mejor te sientes o como lo lleves habitualmente. 

primer día de trabajo
unsplash.com

Lo que NO debes hacer

Existen algunos aspectos que también debes tener en cuenta porque debes evitarlos a toda costa en tu primer día de trabajo. Toma nota: 

  • Evita los escotes o las transparencias demasiado pronunciadas
  • No te maquilles de manera cargante
  • Evita los complementos demasiado grandes o llamativos 
  • Olvida las faldas o los pantalones demasiado cortos 
  • Deja a un lado los zapatos con mucho tacón o que sean incómodos
  • No te pongas ropa rota o que te aporten un aspecto desaliñado

Con todos estos consejos podrás causar una primera impresión excelente en tu nuevo trabajo. Te sentirás cómoda y relajada durante el día entero y sobre todo, a medida que vayan pasando los días, podrás ajustar tu vestimenta no solo a tu personalidad, sino también al estilo que se tenga en tu nuevo trabajo. Todo es adaptarse, pero sin perder de vista tu propia idiosincrasia. 

Ir arriba