Aceites fermentados para un mayor cuidado de la piel

aceites fermentados

Desde hace unos meses, en todo el mundo se ha puesto de moda los aceites fermentados que ayudan al cuidado de la piel gracias a sus singulares propiedades. La diferencia con otros aceites es que en la fermentación se consigue que sus propiedades se multipliquen. De esta forma se consigue un producto más favorable para todas las bacterias benignas de la piel, consiguiendo mejorar su textura.

¿Qué es un aceite fermentado?

Cuando se habla de un aceite fermentado, se hace referencia a un aceite obtenido por el metabolismo microbiológico. El más utilizado es el que se obtiene mediante fermentación con Pseudozyma sp. Por medio de esta fermentación, se consigue una sobreproducción de moléculas con beneficios para la salud, desde propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antioxidantes.

Las fórmulas en aceite fermentado son altamente eficaces. Como viene demostrando la comunidad científica, el microbioma de la piel influye directamente sobre su fisiología e inmunología. Es por ello que hoy en día existe mucho interés en encontrar ingredientes cosméticos que puedan crear un microbioma saludable, especialmente a través de postbióticos, es decir, de derivados de productos fermentados. En varios ensayos, los casos analizados tras el uso de aceites fermentados reportaron una mayor biodiversidad y un ecosistema microbiológico más sano.

El poder de los postbióticos

Dado que algunos cosméticos, indirectamente, pueden alterar el microbioma de la piel, los investigadores y formuladores buscan constantemente nuevos activos que ayuden a mejorar la apariencia de la piel y su estructura, pero que a su vez refuercen su microbioma. Por eso se buscan soluciones naturales tales como los prebióticos y probióticos, aunque algunos probióticos se inactivan y difícilmente se mantienen viables en formulaciones tópicas. “Es aquí cuando entran en escena los postbióticos, los subproductos obtenidos a partir de bacterias probióticas con funciones muy específicas en las células del huésped (nuestra piel, en este caso) y lo más importante, no hay necesidad de que sobrevivan en la formulación tópica”, continúa la experta.

¿Qué beneficios aportan los postbióticos en la piel?

Los prebióticos, probióticos y ahora de forma más reciente, los postbióticos, representan una opción válida para interactuar con la comunidad microbiológica de la piel. “La principal fuente de postbióticos se consiguen por fermentación y sus beneficios para la microbiota de la piel han sido ampliamente demostrados, mostrando efectos destacados aquellos aceites fermentados mediante procesos especiales patentados como los que encontramos en Venn Skincare”,apunta González.

Existen diferentes lisados de bacterias, pero en realidad la función e intención es la misma: buscan promover un microbioma variado más sano y juvenil, promoviendo una piel mejor estructurada y más resistente a las reacciones alérgicas y al ataque por bacterias como los staphiloccocus aureus o el Propinium bacterium acné.

Venn, la firma coreana que apuesta por los aceites fermentados

La firma coreana Venn Skincare de venta en Pure Niche Lab cuenta con este tipo de aceites fermentados. En concreto, la emulsión en aceite rojo Advanced Multi-Perfecting Red Oil Serum, un suero de aceite facial multi-correccional, formulado estratégicamente utilizando 34 productos botánicos naturales y aceites esenciales para ofrecer un tratamiento integral que define la categoría. Entre sus principales ingredientes figuran el extracto de raíz de Lithospermum Erythrorhizon (Gromwell) y el extracto de raíz de Angelica Gigas (Angélica coreana), que se fermentan durante 150 horas a baja temperatura para ampliar su aplicación y rendimiento en la piel, y que se formulan sobre la base de una receta de cuidado de la piel de eficacia probada de Dongui Bogam, un libro enciclopédico de medicina escrito en el siglo XVII durante la dinastía Joseon de Corea que figura en el Registro Memoria del Mundo de la UNESCO.

Ir arriba