¿Alguna vez te has preguntado qué secretos esconde la elaboración de la mahonesa Calvé? Probablemente no sabrás que los huevos de gallinas camperas, es uno de los secretos de la mahonesa para conseguir el auténtico sabor Calvé. Criadas en un hábitat natural, estas gallinas tienen acceso al aire libre, y viven en unas condiciones óptimas; pasean, comen cuando quieren, descansan… su vida apacible es la que marca la diferencia en sus huevos.

Gracias a esta forma de criar a las gallinas, en 2009 la marca recibió el premio internacional “Good Egg Award 2009”, otorgado por la ONG británica “Compassion in World Farming” que busca la protección de los animales de granja. La organización decidió otorgarselo a Calvé por tomar la iniciativa y elaborar su mahonesa única y exclusivamente con huevos de gallina camperas.

Además, Calvé tiene otros secretos en el resto de la gama. Por ejemplo, el ketchup está elaborado con tomates de la huerta y no contiene ni conservantes ni colorantes. Las salsas para ensalada, están elaboradas con ingredientes cuidadosamente seleccionados y tampoco contiene ni conservantes ni colorantes.

Y es que Calvé tiene el compromiso de ofrecerte productos auténticos y deliciosos, pero sobretodo, 100% naturales; seguro te van a dejar con la boca abierta.

Puedes encontrar más información en www.calve.es