Si has seguido las pasarelas de los últimos meses, habrás visto que hay un estilo que se ha reinventado y viene con fuerza para la primavera-verano. Se trata del safari chic o look salvaje. Se basa en los colores del continente africano y está arrasando en grandes marcas como Gucci, Burberry Prorsum o Roberto Cavalli.

Los tejidos de este look tienen un tono tierra y café, aunque también juegan con las tonalidades del verde. Además, juegan con estampados que recuerdan a África por su fuerza y por un uso casi abusivo – aunque para nada recargado – del animal print. Además, se incorporan nuevas “especies” a los estampados que ya habíamos visto. Las telas ahora se visten con los motivos de jirafas, tigres, pitones, cebras o leopardos, formando así toda una jungla en nuestra ropa.

Los diseñadores han apostado por cortes urbanos llenos de elegancia gracias a los detalles que se crean en las prendas. Este look perite combinar – es más, lo exige – prendas neutras con estos estampados, logrando así un aspecto salvaje y único en nuestra vestimenta.

Además, se puede jugar con los accesorios, que beben tanto del animal print como de los motivos tribales. Eso sí, aquí toman el dicho ese de “caballo grande, ande o no ande” y todas las propuestas que nos hacen son de tamaños enormes. Así que si te gustan los bolsos grandes, los pañuelos que te envuelven o las gafas de sol que te tapan la cara, ¡es tu estilo!

Eso sí, no te pases combinando, ¡no vayas a parecer una cebra de camuflaje!