Vanessa Bruno dicta sencillez para la próxima primavera, sus propuestas son cómodas, sobrias, elegantes y muy prácticas.

Se ha inspirado en los 70 para elegir vestidos y faldas muy cortitos de corte ligeramente trapecio. Los estampados retro pero muy discretos y en tonos suaves. Cortes minimalistas y de líneas rectas y limpias.

Mucho blanco y tonos arena en diferentes intensidades. El los pues botas de caña abiertas por delante y cerradas con cremallera. ¿Sentarán cátedra? podría ser…es el paso siguente a los botines peep toe.

 

Hemos visto escotes muy profundos en contraste con cuellos barco y camiseros. Los trajes de pantalón van en líneas rectas y también apuesta por el blanco para esta temporada.

Un contraste estrella: Blanco y plata. 

En resumen el tipo de prendas básicas que casi siempre sientan bien y que pasan sin problema de una temporada a otra.

Os dejo fotos:

Fuente y fotos: ELLE