Desde hace algún tiempo viene preocupando la cantidad de tóxicos que están insertos dentro de las formulas cosméticas, y esto es algo no menor ya que el 99% de las firmas llevan de estos compuestos en su fórmula.

La gente no se da cuenta que la mayor parte de los productos de belleza son más seguros si se los tragan que si se los aplican sobre la piel, porque al  ingerir algo, el hígado puede desintoxicar los ingredientes, en cambio, cuando va directo a la piel, una parte del producto va directo a la corriente sanguínea, por lo mismo los parches para fumadores funcionan tan bien.

Un dato asombroso que muestran las estadísticas, muestra que en Estados Unidos, hay 9 ingredientes prohibidos por la FDA para uso de productos de belleza, mientras que Europa actualmente tiene 1.300 sustancias prohibidas dentro de sus fórmulas, incluyendo todos esos aditivos conocidos por ser sospechosos de causar cáncer.

Los que piensan que están seguros porque compran productos etiquetados como orgánicos o naturales, no se dan cuenta que están ante una publicidad engañosa, porque son empresas sin regulación. Se puede hacer cualquier cosa y ponérsele la etiqueta de natural ahí.

Hay un conservante muy común, que es el metilparabeno, y se encuentra en un sinnúmero de productos cosméticos, a pesar de su historia que lo asocia al cáncer.

Vía