De todos los órganos con los que cuenta nuestro cuerpo, la piel es el único que constantemente está abierto al exterior. Asimismo, esta nos protege de agentes externos, del calor, frio, aire y los elementos de las bacterias. Además, es impermeable, se repara, lubrica y hasta acaba con algunos residuos del organismo.

La piel es también un reflejo de nuestra salud física y mental, esta puede avisarnos de enfermedades internas con cambios en su color o textura y hasta con la aparición de granos o manchas. De igual manera, nos brinda el sentido del tacto y puede ser áspera o delicada, suave o arrugada de acuerdo a como dicten las necesidades o la edad.

Si lo que buscas es mantener una piel cuidada, suave e iluminada es de suma importancia que lleves una rutina diaria para poder cuidarla. Asimismo, si crees que no tienes tiempo para un cuidado intensivo o costoso puedes mimarte con lo básico. Recuerda que el llevar un buen estilo de vida puede ayudarte a retrasar el envejecimiento natural y además prevenir muchos problemas de la piel.

La forma más sencilla de cuidar tu piel, es hidratándola, bebiendo al menos 8 vasos de agua diarios, también puedes beber algunas infusiones como por ejemplo: la manzanilla, el té blanco y el romero. Por otra parte, recuerda que la alimentación para piel saludable debe estar compuesta de productos ricos en grasas beneficiosas, como las grasas omega-3 y frutas ricas en vitamina C como la naranja y otros cítricos.

Del mismo modo, debes mantener tu piel mucho más hidratada después de someterte a procedimientos como la depilación láser. Además, después de hacerte este tipo de tratamientos debes evitar exponerte al sol directamente porque las zonas depiladas quedan mucho más sensibles y pueden mancharse e irritarse gracias a la luz solar.

Consejos sencillos que te ayudarán a cuidar tu piel

  • Una de las mejores formas para cuidar tu piel es protegiéndola del sol. De esta manera, podrás evitar arrugas y manchas, además de aumentar el riesgo de cáncer de piel. Asimismo, si quieres lograr una protección solar más completa, usa un protector de amplio espectro con un SPF de al menos 15, evita el sol entre las 10:00 am y las 4:00 pm y utiliza ropa protectora y sombreros.
  • Descansa. Duerme entre 7 y 8 horas al día. El organismo, la mente y la piel requieren de un buen descanso, si duermes bien podrás revertir los daños ocasionados por las radicales libres, tus células se oxigenarán mucho mejor y los músculos y tejidos se repararán.
  • No fumes, el fumar hace que tu piel luzca mucho más vieja y contribuye a formar arrugas. Del mismo modo, reduce los diminutos vasos sanguíneos en las capas más externas, lo que disminuye el flujo sanguíneo y la vuelve más pálida. También agota el oxígeno y los nutrientes de la piel que son imprescindibles para la salud de la misma.
También te puede interesar:
Gel y aceite de higo La Chinata: hidratación con textura no grasa

Además, fumar también daña el colágeno y la elastina, fibras que le dan fuerza y elasticidad a tu piel. Por otro lado, las expresiones faciales repetitivas que se hacen al fumar como fruncir los labios al inhalar y entrecerrar los ojos para evitar el humo contribuyen a generar arrugas.

  • Trata de no tomar duchas muy calientes y baños largos debido a que estos quitan la barrera natural de aceite de la piel, lo que ayuda a que se seque más fácilmente. De igual forma, no olvides utilizar jabón suave, si usas productos demasiado fuertes, tu piel puede volverse extremadamente seca y sentirse molesta. Los productos más recomendados son jabones ricos en lípidos.
  • Disminuye el estrés debido a que esto puede hacer que tu piel sea mucho más sensible y ocasionar brotes de acné y otros problemas. Asimismo, para conservar una piel saludable, es de suma importancia que reduzcas tu lista de tareas pendientes y dediques tiempo a hacer las cosas que te gustan.

¿Qué alimentos son recomendables para mantener la piel sana y saludable?

  • Verduras de hojas verdes: Las verduras contienen vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan a proteger las células de la piel e incentivan su crecimiento, lo que contribuirá a que esta no se arrugue ni dañe. Además, los antioxidantes protegen la piel contra los rayos solares.
  • Melón y mango: Estas frutas poseen carotenoides que reducen las espinillas y el acné, mejoran la calidad de la piel, disminuyen la sequedad, aumentan su tono y elasticidad y además hacen mucho más lento el envejecimiento. También es recomendable consumir chocolate negro puesto que sus altos niveles de flavonoides de cacao pueden ayudar a ablandar e hidratar la piel.
  • Salmón: Este tipo de pescado contiene ácidos grasos que además de ser beneficiosos para el corazón, lo son para la piel debido a que reducen el enrojecimiento, la inflamación y el acné, previenen la piel escamosa y actúan como hidrantes al liberar aceites naturales.
  • Zanahoria: Dicho vegetal contiene Vitamina C, lo que ayuda a generar colágeno en el cuerpo, una proteína que ayuda a prevenir las arrugas y hace el proceso de envejecimiento mucho más corto. Además, tiene vitamina A, lo que contribuye a combatir los radicales libres para prevenir las arrugas, la pigmentación y un tono de piel desigual.
  • Aguacate: Esta es una poderosa fruta que puede hacer maravillas en tu piel. Asimismo, el aceite de aguacate puede penetrar profundamente en la piel y así dejarla bien limpia, nutrida y suave. Sus antioxidantes ayudan a eliminar las arrugas brindándole a dicho órgano del cuerpo un aspecto mucho más joven. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here