Mantener el color de cabello en perfectas condiciones no es algo muy complicado, pero requiere de algún tiempo para que la tarea se haga sencilla. Cuando te tiñas el cabello, ocupa colores que complementen con tu tono de piel y según el tipo de teñido que desees, debes decidir si te lo harás tu misma o le encargarás la tarea a un peluquero.

hi1

Hay algunas mujeres que se ven bien con cualquier color de pelo, ¿recuerdas a Linda Evangelista?, ella es el más claro ejemplo de esto que te digo, pero lo cierto es que muy pocas tienen esa piel que viene con todos los tonos. Como regla general, las pieles rosadas y los ojos claros quedan bien con los cabellos rubios, aunque este tipo de piel debe evitar los tonos rojos. Las pieles amarillas deben estar lejos de los tonos dorados.

Como recomendación, el pelo nunca debe teñirse más allá de dos tonos más claros que el pelo natural.

Los tonos rojos, es mejor no probarlos por cuenta propia ya que corres el riesgo que quedar con la cabeza como zanahoria o peor aún, como un jengibre.

hi

Para aclarar la tez siempre es bueno teñirse el pelo un tono más claro alrededor de la cara. Hay que cuidar el retoque de las raíces, que sea cada cuatro u ocho semanas. Luego de la tintura, es bueno pedir un tratamiento de brillo en la peluquería, así se potencia el efecto de la tintura y el color dura un poco mas de tiempo.

En cuanto a reflejos, los hay de diferente grosor y intensidad. Lo mejor es elegir aquella tintura que te demande menos tiempo de peluquería al mes, y menos dinero si es que no cuentas con el presupuesto para mantenerlo de manera profesional. En tal caso, lo mejor es teñírtelo en un solo tono y dejar esos trabajos más complejos para cuando cuentes con los recursos necesarios para mantenerlo.

Antes de aplicar la tintura en tu pelo, frota vaselina en toda tu cabeza a fin de protegerlo. Después del color, aplica una pequeña cantidad de crema de limpieza en tu piel y quita con bolas de algodón. En caso de olvidar la vaselina antes del color, frota con un algodón empapado en alcohol.

Los champús y acondicionadores que se deben usar luego de colorear el cabello son aquellos elaborados especialmente para el pelo teñido. No está demás decir que el pelo teñido requiere al menos una vez por semana de un tratamiento humectante y nutritivo.

Fotos: flickr, flickr