Con un solo vestido, puedes lograr varios looks si te cambias los accesorios que lo acompañan. Aquí ven la fotografía de Sheena Matheiken, que reinventa su vestuario cada mañana. Su estilo imparable para los cambios, ha conseguido mantener el mismo vestido en rotación  por toda una temporada, incluso en invierno.

1

¿Recuerdas los calcetines de niña con un vuelo en la parte superior?, la buena noticia es que todavía puedes usarlos y combinarlos con botines de gamuza.

2

Otra forma de dar un aspecto distinto a un vestido negro tradicional, es ponértelo con pantys, calcetas y polainas, más botines.

3

Las medias rotas, son también un elemento que te permite diferenciarte del resto, más todavía si las llevas con botas, y un collar de flecos de cuero, que le de esa candidez chic que buscas.

4

El minivestido negro, puede usarse también con una falda larga de lana, y no queda nada mal, aunque tampoco me parece muy bien que digamos, ya que este conjunto me recuerda épocas muy antiguas, en realidad, no me gusta nada.

5

El vestido negro, junto a unas calzas y una faldita corta arrepollada, quedará perfecta para las tardes de shopping, cuando hay que andar cómodas y livianas. Un gran cuello tejido les dará la vistosidad necesaria.

Vía