Vestirse con pantalones de vestir a diario es un desafío que no se puede tomar a la ligera, porque jugamos con nuestra imagen, y a la postre, mucho de eso queda en la memoria de los demás, y a ninguna le gustaría ser recordada como “la del pantalón ultraapretado” o algo así.

Según el tipo de figura, hay distintos cortes de pantalón que se pueden elegir:

Reloj de arena: Las que tengan este tipo de cuerpo, deben elegir un pantalón recto, que se puede combinar con botas de caña para equilibrar el conjunto. Hay que acentuar la cintura con una faja o corren el riesgo de verse sin formas.

La blusa debe ir bajo el pantalón y lo mejor es elegir aquellas hechas de seda romántica, o abotonadas.

Caderas anchas: Los pantalones de pierna ancha y de caída recta son la mejor alternativa para las que tengan caderas amplias. Hay pantalones clásicos que tienen una línea recta a los lados, de raso brillante, que añade longitud y no anchura, como podría creerse. Esto con un blazer de hombros anchos equilibra el cuerpo, haciéndolo parecer más proporcionado.

Cuerpo cuadrado: Las que tengan una figura recta, tienen la suerte de poder experimentar con piernas anchas, cintura alta y un sinfín de cortes. Para añadir volumen de manera visual, basta añadir una pretina de raso con algunos adornos que bajen desde las caderas a las piernas y consiguen un efecto de curvas extras.

Los pantalones de tobillos cónicos crean la ilusión de caderas más amplias. Lo ideal es combinar estos pantalones con una camisola de seda y una suave chaqueta larga o de punto.

Abdomen abultado: Tener el abdomen abultado siempre ha sido un problema, sin embargo, eligiendo pantalones con cierre lateral. La clave para desviar la atención del problema, es usar una blusa con escote.

Vía