En Francia está la cuna de los trajes elegantes y de las nuevas colecciones para la primavera y el verano 2010. Todos los diseños con coquetos y femeninos sin pedir disculpas a nadie.

La conexión francesa de Zero Dotty One-Shoulder Dress se ve en este vestido de un solo hombro con un dobladillo drapeado y volantes, más un top corsé. Disponible en gris oscuro o verde azulado, este vestido se puede llevar con zapatos y joyas sencillas. No hay nada que pueda competir con este fabuloso vestido.

Para aquellas ocasiones en las que deseen verse sexys, la conexión francesa de primavera trae vestidos con cintas y una banda ajustada de color negro, más un escote de corazón con mangas casquillo. El único accesorio que se necesita aquí es un collar colgante.

Otra mirada que pego fuerte en los 80 y volverá este 2010 es el color en bloques. Un ejemplo de la tendencia es este vestido morado y negro, con un levantador en el busto y una cintura que realza la figura, gracias a la cremallera que lleva en la espalda, y lo ajusta como una segunda piel.

La conexión francesa en Rothko se ve en este vestido de lentejuelas, muy del estilo de los que se usaban en Londres en los años 60. Este  vestido es perfecto para una noche de paseo por la ciudad, porque es corto y lo suficientemente suelto como para llevar sobre leggins o jeans ligeros. Esta hecho completamente de lentejuelas y tiene un cierre trasero oculto.

Y no podía faltar el clásico vestido negro, que luce su conexión francesa con esos volantes que van en los hombros. Los hombros se ven elegantes con esos volantes adorables y los pliegues que lleva en la cintura le dan un toque único. Los tacones forrados en tela de satén irían muy bien con este vestido.

Vía

Comments are closed.