Vestimenta de negocios para hombre (I)

Para elegir la ropa adecuada para hombres de negocios, es necesario tomar en cuenta algunos consejos que debieran ser los mandamientos del buen vestir. A continuación vamos a ver cuáles serían esos mandamientos de estilo y sofisticación indispensable para proyectar una imagen propia de un hombre de negocios:

fash

El cuello de la camisa: Para elegir la camisa perfecta, hay que fijarse que entre un dedo entre el cuello y la camisa cuando se la prueben, de lo contrario corren el riesgo de verse como corderos ahorcándose.

Por último, el cuello de la camisa debe verse en una medida que se aproxime a la mitad de una pulgada por sobre el traje o sweater.

El cuello de la camisa debe y tiene que ser completamente plano, es decir, la tela debe lucir lo bastante compacta y dura, nada de cuellos arrugados y blandengues que no estamos de veraneo.

Hombros: Los hombros de la camisa deben ajustarse perfectamente al cuerpo y quedar bajo la línea de las hombreras de la chaqueta. Nada de hombreras ultra gigantes que les hagan parecer el traje como un flotador.

Largo de la chaqueta: La chaqueta debe llegar exactamente a la cadera. No más arriba ni más abajo.

Largo de manga: Cuando los brazos están sueltos a un lado, el largo de manga de la chaqueta debe llegar exactamente al primer nudillo del dedo pulgar, la camisa debe llegar un poco más abajo, para que se vea, pero no más allá de medio centímetro.

Foto: flickr

Ir arriba