3 pasos para sumarse al reto de la moda sostenible

GLAMI, el buscador de moda líder en Europa apuesta por la sostenibilidad y el consumo de una moda slow, pero de calidad. En una sociedad donde cada vez más las personas están más concienciadas con la sostenibilidad, este buscador ha querido compartir una serie de pasos a seguir para todos aquellos que se quieran sumar a esta tendencia.

Estas son algunas de las acciones que la industria de la moda está considerando cada vez más, una de las cuales podría tener un impacto más negativo en el medio ambiente, según los datos registrados. De hecho, la propia UE propuso recientemente una nueva estrategia para apoyar procesos más sostenibles en la industria, ayudar a comercializar ropa y textiles producidos de manera respetuosa con el medio ambiente y tomar medidas enérgicas contra las empresas que engañan a los consumidores con afirmaciones ambientales falsas.

“La sostenibilidad y los procesos de fabricación ecológicos y éticos, tanto con nuestro entorno como con los derechos laborales y sociales y el respeto a los animales, son cada vez más importantes dentro de las estrategias de las empresas y marcas de moda. Por su parte, los usuarios también están cada vez más concienciados y son mucho más exigentes con la calidad y las garantías de la moda que consumen”, explica Xenofon Eleftheriadis, Director de Comunicación Global de GLAMI, quien añade que “en GLAMI estos valores son abanderados en nuestra actividad y nos sentimos muy orgullosos de trabajar y colaborar con firmas que van en la misma dirección”. Por eso, remata, “estamos dedicando todo este mes a difundir y comunicar sobre ello en nuestros canales sociales y otras herramientas de marketing, dando a los consumidores algunos sencillos consejos sobre cómo tomar decisiones más sostenibles a la hora de hacer sus compras de moda”. Además, a través del blog, millones de usuarios europeos de GLAMI tienen la oportunidad de aprender más sobre materiales sostenibles, marcas locales éticas o cómo crear un buen armario cápsula que sobreviva al paso del tiempo.

Consejos para comprar moda de forma más sostenible y ética

Comprar ropa hecha con materiales reciclados

Un gran porcentaje de la ropa que se produce está hecha con fibras sintéticas, que incluyen elastina, nailon y acrílico. El poliéster es el más común en la producción total de fibras, debido a la durabilidad y versatilidad únicas del plástico. Dado que los materiales sintéticos pueden tener un impacto negativo y a largo plazo en el medio ambiente, muchas marcas están recurriendo a versiones recicladas de fibras sintéticas para sus procesos de fabricación.

Además, algunos grandes representantes de la moda se han fijado el objetivo de aumentar el porcentaje de poliéster reciclado en su producción hasta en un 45% para 2025 con el fin de reducir este impacto en nuestro entorno. Las marcas que nutren los principios de la Economía Circular, destacan esa información en sus declaraciones de producto. Esos productos son muy fáciles de encontrar en las tiendas que los consumidores visitan físicamente o de manera online.

Priorizar la ropa fabricada con materiales naturales

Algunos materiales utilizados por la industria textil no requieren de tratamientos con pesticidas o herbicidas, ni de químicos agresivos durante su fase de procesamiento. Uno de ellos es el del algodón orgánico, que se cultiva de forma tradicional. La semilla en sí tampoco está modificada genéticamente. Esta fibra natural absorbe muy bien la humedad y es fácil de procesar y, además, su biodegradabilidad tarda sólo de cinco a seis meses.

Otro ejemplo de tejido natural es el que se hace a base de la pulpa del bambú. Al crecer, esta hierba no requiere casi de agua en comparación con otros materiales, ni tampoco del uso de fertilizantes sintéticos. Además, los campos de bambú tienen el poder de absorber carbono.

Por su parte, el cáñamo industrial es otro material a destacar. Se trata de un tipo de cannabis que se cultiva exclusivamente con fines industriales y que tiene una textura similar a la del lino. Para su cultivo no se necesitan herbicidas químicos agresivos e incluso reduce las plagas de forma natural. También absorbe el CO2 y devuelve el 60-70% de los nutrientes que toma del suelo.

Por todo ello, GLAMI recomienda a los consumidores tener muy en cuenta los materiales de los que están hechos las prendas que compran, no sólo su diseño. Adquiriendo productos realizados con materiales de calidad, el consumidor no sólo disfrutará de sus beneficios funcionales, sino que también ayudará con su decisión de compra a dejar una menor huella en el medio ambiente.

Comprar de forma inteligente

Es posible que muchos consumidores se reconozcan en esta afirmación: “no tengo nada qué ponerme”, aun cuando cuentan con un armario rebosante de prendas y complementos. Esto es algo muy común y suele suceder cuando se compran sólo, o en su mayoría, piezas que son de moda o tendencia en un momento dado.

Para evitar esto es recomendable llenar el armario con prendas atemporales que valdrán durante un largo período de tiempo y que los consumidores podrán combinar en múltiples ocasiones. Los blazers negros son, por ejemplo, una pieza clásica que suele venir bien para cualquier ocasión. También contar, al menos, con un par de vaqueros de calidad que el consumidor pueda usar durante varias temporadas. Sin olvidar, además, el típico vestidito negro que usar en diferentes ocasiones, así como la camisa blanca para ponerse con unos pantalones de oficina o con jeans para conseguir un look más informal.

En definitiva, el objetivo de las compras inteligentes no es acumular ropa que aburra rápidamente, sino elegir prendas más atemporales que los consumidores puedan acentuar o destacar con otros complementos según la ocasión. Con este enfoque, no solo se mantiene la coherencia de cada estilo, sino que también se reduce el impacto negativo en el medio ambiente que causa la acumulación y el vertido innecesario de grandes cantidades de ropa que se ha dejado de usar.

Ir arriba