En Más de moda, ya habíamos hablado en un artículo anterior de algunos trucos que nos hacen parecer más delgadas con tan solo elegir las prendas más adecuadas, las tonalidades de colores justas o la combinación de elementos. Ahora que se acerca el verano, y que dejamos de ponernos capas como cebollas, la preocupación por esos kilos de más va en aumento. Por ello, hoy queremos compartir 4 trucos para parecer más delgada usando las prendas más adecuadas. En este caso, nos centraremos en los colores que más favorecen, pero tenemos preparados otros post en los que la forma del cuerpo será nuestro factor a tener en cuenta, así que seguid atentas a las actualizaciones.

El negro: es el mejor aliado. Sin embargo, no es el caso de vestirse de luto, y menos en verano. Para la noche, suele ser la elección perfecta, así que no te cortes. Para el día, en cambio, puede ser justo si se usa alternado con otros tonos, por ejemplo, la camiseta negra va genial con unos jeans rectos, pero queda prohibida como uniforme con pantalón también negro, sobre todo con el sol del verano

Colores brillantes: quedan totalmente prohibidos. Y no lo digo yo. Es pura física. Los colores brillantes aumentan el volumen, y llaman la atencion, por lo que si lo que quieres es esconder unos kilos, te recomiendo olvidarte de ellos.

Combinación monocromática: puede convertirse en el perfecto aliado. Esto no significa que el pantalón, la camiseta y la chaqueta sean por ejemplo, verde botella, sino todo lo contrario. Si tenemos un pantalón del color de moda del verano, el verde botella, pongamos por ejemplo una camiseta verde claro, y una chaqueta que combine justamente con ambos. ¿El resultado? Una combinación perfecta para ocultar esos kilos de más.

Colores en general: por lo general, hay que escaparse de estos tres colores: rojo, amarillo y naranja y apostar por: azul, violeta y verde. Digo en general, porque las tonalidades de todos ellos varían en nuestro objetivo. Por eso, si bien tendremos como regla base lo dicho, podemos saltárnosla en caso de que los tonos de los colores prohibidos que hemos elegido no sean demasiado llamativos.