Accesorios de Tommy Hilfiger para la mujer del 2013

Para el look invernal no solo hace falta un abrigo adecuado y un par de buenos zapatos, sino que también aquellos complementos que le dan distinción al outfit son indispensables para adaptar el look a cada personalidad, y en lo que tiene que ver con relojes y pulseras, seguramente que la reciente propuesta de Tommy Hilfiger será muy bien considerara por las mujeres para el invierno 2013.

Aunque muy acotada, la nueva colección de relojes y pulseras de Tommy Hilfiger se resume en dos sencillas palabra: sencillez y elegancia, pues basta apreciar sus diseños para admitir que son sencillamente hermosos, sin caer en la pesadez o la ostentación.

Para esta ocasión, la paleta de colores se ha reducido al blanco y los tonos castaños, sumándole algunos detalles en dorado o plateado, según los metales utilizados.

Pulseras de Tommy Hilfiger 2013

A simple vista de inmediato se las puede tachar de muy bonitas y elegantes, pero si ahondamos más en su análisis, nos daremos cuenta que estas sencillas creaciones de Tommy Hilfiger avanzan un poco más allá de un simple objeto decorativo para las manos, pues si bien el hecho de poseer correas de cuero repujado nos da la pauta de que van perfectas con cualquier look informal, también lo hacen en combinación con el outfit más sofisticado.

El prendedor de estas pulseras puede escogerse en acero inoxidable, o, más distinguido aún, chapado en oro, con la discreta pero muy visible marca de Hilfiger en el lado interno de la correa y en el cierre.

Relojes de Tommy Hilfiger 2013

Accesorios de Tommy Hilfiger para la mujer del 2013

En cuanto a los relojes, pueden encontrase dos modelos de cajas rectangulares chapadas en oro rosa o amarillo, con los números haciéndoles juego; mientras que las esferas comparten el mismo tono con las correas, que están confeccionadas en silicona y presentan un diseño acolchado, que si bien está de moda, hubiera quedado perfecto con el utilizado para las correas de las pulseras que vimos anteriormente, pero, en definitiva, todo no se puede pedir.