aceite reafirmante

¿Sabías que puedes hacer un aceite reafirmante con ingredientes caseros? Te contamos qué necesitas y qué pasos debes seguir para obtenerlo.

Es cierto que hay muchos aceites reafirmantes en el mercado: con diferentes aromas, texturas, efectos… Pero ¿y si lo fabricamos nosotros mismos con ingredientes naturales? Así no tendrás que revisar si contiene o no esos ingredientes tóxicos que debemos evitar: sulfato de sodio, parabenos, butilhidroxitolueno… El aceite reafirmante que os proponemos es natural, casero, libre de tóxicos e igual de efectivo. Eso sí, al no llevar conservantes químicos caducará antes, pero si eres constante y te aplicas unas gotas todos los días, a la mezcla no le dará tiempo a perder sus propiedades. ¿Te animas a crear tu propio reafirmante en casa? ¡Te contamos cómo hacerlo!

Cómo hacer un aceite reafirmante en casa

Antes de empezar a elaborar nuestro aceite reafirmante, debemos elegir los ingredientes adecuados. Hay muchos ingredientes naturales con propiedades reafirmantes por lo que aquí os dejamos algunos datos que os pueden ayudar a elegir. Todos ellos reafirman y tonifican la piel, pero cada uno posee otras características y un aroma diferente. Elige dos para tu receta.

También te puede interesar: Comprar aceite reafirmante natural con aceite de Argán orgánico.

Aceites esenciales reafirmantes y anticelulíticos

aceite reafirmante

  • Aceite de coco: es un poderoso hidratante, por lo que favorece la elasticidad de la piel y previene la aparición de estrías. Además, ayuda a fortalecer los tejidos conectivos para reducir las arrugas.
  • Aceite de lino: la semilla del lino es una de las más ricas en Omega 3. Éste es capaz de restaurar rápidamente las grasas perdidas en la piel, evitando así la sequedad y las arrugas. Es perfecto para tratar pieles muy secas, dañadas o con eccemas.
  • Zumo de limón: el zumo de limón es un poderoso tonificante pero, además, inhibe la producción de melanina (es despigmentante) por lo que su uso suele proporcionar un tono más uniforme en la piel (aclarando las cicatrices, manchas y marcas de acné).
  • Aceite de ricino: estimula la producción de colágeno y elastina (las moléculas que actúan como sostén a la piel) por lo que es perfecto para tratar zonas con arrugas como las patas de gallo o líneas de expresión.
  • Aceite de geráneo: favorece la circulación por lo que es perfecto para tratar la celulitis y otros problemas circulatorios como la retención de líquidos. Además, la buena noticia es que es de esos aceites que se pueden aplicar en pieles grasas.
  • Aceite de romero: los aceites esenciales cítricos, como el aceite de romero, son los más efectivos para tratar la flacidez. Se recomienda mezclarlos con unas gotas de ginseng para potenciar su acción. Éste último es un potente antioxidante que retarda el envejecimiento cutáneo y protege la piel de las radiaciones sociales y melanomas.

Cómo hacer un aceite reafirmante casero

En la lista anterior tenéis algunos de los ingredientes reafirmantes naturales más efectivos. Sin embargo, cada uno tiene propiedades adicionales que pueden combinar mejor con tu tipo de piel. Por eso, lo primero que tienes que hacer es escoger tus ingredientes perfectos. Elígelos según tu piel y según la zona donde vayas a aplicarlo. Si quieres hacer un aceite reafirmante para el rostro, elige un aceite esencial que sea apto para pieles más sensibles como el aceite de coco o el aceite de lino (entre otros). Si por el contrario vas a aplicarlo sobre los glúteos y muslos, puedes escoger uno más ‘fuerte’ como el aceite de geráneo (que además favorece la circulación y evita la calulitis y la piel de naranja).

A continuación os dejamos dos recetas: una reafirmante corporal y otra reafirmante para el rostro. Puedes sustituir los aceites por tus preferidos siempre y cuando sigas estos pasos:

Aceite reafirmante corporal

  • Cáscara de limón
  • Aceite de almendras dulces
  • Aceite esencial (uno de la lista anterior)
  • Pimienta negra

Pela un limón y mete varios trozos de cáscara en un bote de cristal hermético. Echa un chorro de aceite de almendras dulces (hasta la mitad del bote aproximadamente). Seguidamente, espolvorea un poco de pimienta negra en la mezcla ya que ésta actuará como un quema grasas natural. Finalmente, para macerar la mezcla, mete el bote hermético en el lavavajillas y deja que el calor haga su tarea. Cuando lo saques, verás como la mezcla ha adquirido color y está algo más espesa. Ahora toca trasladar la mezcla de bote pasándola previamente por un colador. Así obtendrás el aceite puro de la mezcla sin grumos. Una vez en el bote, añade unas gotas (20 aproximadamente) de tu aceite esencial elegido (de coco, de lino, de geráneo, romero, zumo de limón…). Dale vueltas con una cuchara de madera y … ¡listo!

Puedes ver el proceso completo en el siguiente vídeo:

Aceite reafirmante para el rostro

  • Aceite esencial de neroli
  • Manzanilla
  • Aceite de rosa mosqueta
  • Aceite de albaricoque

Es tan sencillo como verter 10 gotas de aceite esencial de neroli, dos cucharadas de manzanilla hervida, una cucharita pequeña de rosa mosqueta, unas gotas de aceite de albaricoque y 20 gotas del aceite esencial reafirmante que hayas elegido. Los primeros aceites se encargarán de hidratar y nutrir la piel, mientras que cualquier aceite esencial de la lista anteriormente comentada, aportará el plus reafirmante y tonificante en la piel. Mézclalo con una cuchara de madera y déjalo reposar. Agítalo antes de usar ya que los aceites se dispondrán según su densidad. 

Consejos para potenciar los resultados del aceite reafirmante

¿Sabéis que existen algunos gestos que potencian la efectividad de estas recetas? Estos son algunos trucos que podéis llevar a cabo:

  • Guardar la mezcla en la nevera: El frío mantiene las propiedades naturales de los aceites esenciales. Además, al aplicar la mezcla en la piel a una temperatura baja, mejorarás la circulación, evitarás la retención de líquidos y tonificarás la piel en segundos.
  • Aplicarlo con un masaje circular ascendente: este consejo no debes aplicarlo con este aceite reafirmante casero sino con todos los productos que te apliques a partir de ahora. Siempre, siempre, siempre, debes hacerlo en movimientos circulares y de manera ascendente. Reafirmarás la piel manualmente y la notarás más tirante en segundos.
  • Guardar el aceite en una botella opaca de cristal: muchos de los ingredientes contienen vitamina C y otros elementos antioxidantes que pueden perder su potencial con la luz. Por eso, es recomendable guardéis esta mezcla en botellas opacas de cristal o cubráis la botella transparente con papel albal.

Esperemos os sirvan estos consejos y los pongáis en práctica en cuanto tengáis vuestro aceite reafirmante en la nevera. ¡Cuéntanos si notas los resultados! Y si necesitas una crema reafirmante pero con un extra de hidratación, aquí te dejamos un post sobre cómo extraer el gel del Aloe Vera paso a paso. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here