Las últimas obras de Alexander Mc Queen recibieron los honores finales por parte de su equipo de confianza, que dieron una muestra callada y digna para un diseñador que escaló a lo más alto de la alta costura.

La asistente personal y mano derecha de Mc Queen describió cómo para diseñar esta última colección, Mc Queen se apartó del mundo de Internet y de todo lo mundano a fin de concentrarse en dar a su colección, un toque de artesanía propio de la Edad Media. Casi todos los equipos de su última colección estaban listos al momento de su muerte.

Lo que Mc Queen estaba preparando tenía una belleza poética, medieval y religiosa, que se ocupaba de recuperar los recuerdos de sus colecciones pasadas. Los vestidos drapeados, de colores llamativos y elegantes, transmitían la gracia de las Vírgenes Medievales y de las Emperatrices Bizantinas que Mc Queen estudió por años.

Para cualquier persona que conoce la trayectoria de Mc Queen, sus trajes encapsulados, llevan la memoria a la confección y el romanticismo.

Vía