El hecho de que esté de moda una belleza natural, sin excesivo maquillaje y accesorios que desvirtúen los rasgos innatos de las personas, no implica que prescindamos por completo del maquillaje.

Al contrario. Sólo algunas y algunos privilegiados, pueden lucir un atractivo deslumbrante con la cara lavada y el pelo recogido en un desordenado moño.

Excepto las “pilladas” que puede conseguir el paparazzi más avispado, donde la protagonista no tiene la menor idea de que está siendo retratada recién levantada, es raro encontrar en la televisión o en una revista, a un personaje famoso que haya descuidado por completo su aspecto

Es muy posible que se muestre con un aspecto natural, nada recargado, que parezca que no lleva nada de maquillaje… Aunque, la realidad es que han utilizado los cosméticos necesarios para dar este toque de frescura y belleza innata, pero que esconde las pequeñas imperfecciones que puedan tener, disimulen las ojeras o destaque suavemente el color de labios, sin que parezca que van pintadas.

Indiscutiblemente, para poder lucir una belleza natural, sin elementos artificiales que la transformen (en algunas ocasiones, para mal), es de máxima prioridad tener una piel suave, tersa, hidratada… Y, aunque algunas cremas puedan ayudar al cuidado de la piel, lo cierto es que la genética es la única responsable de que podamos presumir de “cara al aire”.

El maquillaje, el rímel, (incluso las pestañas postizas), el eye liner, el pintalabios, perfilador, colorete, etc. sigue estando de moda para presentarse de la forma más espectacular en eventos importantes, galas y noches de fiesta. Sin embargo, las celebrities prefieren el maquillaje discreto; polvos sueltos para la piel, un colorete suave, un lápiz de labios que dé un poco de brillo y una ligera capa de rimel, para presentarse en citas diarias, ya sea en el ámbito privado como de cara al público.