Aunque el rojo es un color que siempre queda bien en los labios, lo cierto es que no todas las personas saben o pueden lucirlo bien. Si dudas sobre si te favorecerá o no, te damos algunos trucos que hemos visto en la web para que no metas la pata a la hora de pintarte los labios con este color tan sensual.

Hay muchos factores que influyen en que un rojo en los labiales nos quede bien o arruine por completo nuestro maquillaje. Uno es el tamaño de nuestra boca. Si tienes unos labios muy finos, olvídate porque este color hará que se vean aún más pequeños. Si por el contrario son muy gruesos, opta por un rojo mate: el brillo te hará parecer exagerada, como si te acabases de implantar bótox.

También tienes que tener cuidado con el tono de rojo que usas, dependiendo del color de tus dientes. Aunque presuponemos que mantienes una higiene correcta, lo cierto es que, a veces, el rojo crea un efecto óptico que hace que tu dentadura se vea amarilla. Para evitarlo, usa tonos frambuesa, evitarás este efecto.

También tienes que tener en cuenta el tipo de piel y los colores que te pegan. Dependiendo de esto tendrás unos colores que los expertos catalogan con las estaciones del año. Así, si te pegan los colores de invierno, un rojo intenso será ideal para ti, mientras que si tu tono de piel es más primaveral te pegaran los rojos que viran hacia el coral o el naranja. Por el contrario, los tonos otoñales son los anaranjados y terracotas.

Y recuerda lo que te decimos siempre: si quieres destacar tus labios, maquilla tus ojos con tonos suaves. Sólo puedes dar fuerza a una parte del rostro, porque de lo contrario quedará recargado.

Puedes ver otros consejos sobre una correcta elección de los rojos en Smoda, donde hemos encontrado estos y otros trucos.