Si la colección de Tomas Maier para Bottega Veneta en otoño fue una exploración del vestuario de trabajo de la mujer, ahora la propuesta se inclina más por el poder de las vacaciones.

Esto no quiere decir que no existan algunas opciones viables para la ciudad, como un par de fantásticos trajes cruzados o un vestido negro sin mangas con un corpiño de goma y una falda confeccionada completamente en cuero.

La mayoría de los zapatos de la colección son planos, con excepción de un calcetín de ante en tono marrón muy innovadores para su especie. En cuanto a los bolsos, hay bastante novedad para encontrar, como las bolsas de cuero completamente transparentes y con forma de cubo, pero el gran ganador de la jornada fue un bolso de piel de pitón de goma. Este bolso, podría costar tanto como un viaje de vacaciones, pero  ese es el precio de la exclusividad.

Vía