Una de las cosas que más nos preocupan – sobre todo a las que somos blanquitas – son los primeros días de sol. Porque estamos tan blancas que reflejamos la luz y nos da un poco de vergüenza que los demás nos vean tan pálidas. Por eso recurrimos a algunos productos y trucos que, en ocasiones, dañan nuestra piel. Porque los aceleradores del bronceado no son muy recomendables si no son marcas de fiar.

Este año he visto un producto que me ha encantado. No sólo por cómo deja la piel sino por cómo huele. Se trata de Garnier Delial Golden Protect SPF30. Es un producto con perla dorada y aceite de monoi que deja la piel muy suave y brillante. Y además, el monoi deja una fragancia delicada y muy floral en tu cuerpo. Es uno de mis perfumes favoritos.

Pero lo mejor de este producto no es eso – bueno, para mí sí, pero no es lo fundamental -, lo mejor es que la loción, además de tener un factor de protección solar 30, refleja los rayos dejando un matiz dorado en tu piel. Así que parecerá que estás un poco bronceadita aunque estés más blanca que la porcelana.

Y poco a poco irás cogiendo color. Aunque es muy recomendable para los primeros días de exposición, porque tiene una protección alta y además cuenta con ese añadido estético, puedes usarlo todo el verano. Además, aunque del que os he hablado es el de protección 30, también puedes encontrar otros con un factor menos elevado, para cuando ya hayas cogido un poquito de color. Pero nunca bajes ya guardia, ya sabes que siempre tienes que ponerte protección solar media hora antes de ponerte al sol para evitar daños en la piel.

¡Vamos, sal y luce tu bronceado desde ya!

Comments are closed.